• Paul Coleman

Torturado Por Una Rana


Una de las tres especies de ranas que viven en nuestro jardín.

Un día, cuando tenía ocho años, el Sr. Morrel, director de mi escuela primaria, dio una lección sobre la naturaleza y nos explicó que nunca debemos ser crueles con los animales. Disfruté la lección y tomé sus palabras en serio. El domingo siguiente, mientras jugaba en el estanque del rey Jorge, vi a un par de niños mayores, adolescentes, cortando las patas de una rana.

Charca del Rey Jorge V, Altrincham.

Recordé las palabras del director y corrí hacia ellos, diciendo: "¡Basta ya! Se supone que no debes ser cruel con los animales. Mi director nos dijo que sí".

Este fue un gran error. Y rápidamente me di cuenta de que aquellos que son crueles con los animales también pueden ser crueles con los humanos.

Otro residente de jardin

Me agarraron por el cuello y me arrastraron a un páramo cercano donde crecía un gran parche de ortigas. Me golpearon en la cabeza con medio ladrillo, me arrancaron la camisa y me arrojaron a las ortigas. Me bajé, con la piel inflamada por las picaduras, solo para que me tiraran una y otra vez, me pinchaban con palos y me golpeaban cada vez que salía. Finalmente, mis captores se aburrieron de la crueldad y corrí a casa llorando, con la piel enrojecida, e hinchada de bultos, cortes y moretones, hasta la seguridad de mi madre y mi padre, que ya estaban preocupados y estaban a punto de llamar a la policía.

Otro residente de jardin

Supongo que hoy en día el ataque habría sido denunciado a la policía, pero en ese entonces había otras formas de cuidar las cosas. Mis padres me acompañaron a la escuela al día siguiente, para hablar con el director, que tenía un corazón bondadoso y estaba mortificado por ver cómo sus palabras me habían causado tanto dolor. Sólo había dos escuelas secundarias cercanas y se puso en marcha para hablar con los directores y encontrar a los dos culpables. Deben haberse tomado las cosas muy en serio, ya que pronto se encontró y castigó a los culpables. No estoy seguro de qué manera exactamente, pero me gustaría pensar que eso los desanimó a cortar las patas de las ranas y ser cruel con los animales.

Renacuajos y ranas engendran en uno de nuestros estanques de jardín

Supongo que siempre me han gustado las ranas. En los últimos nueve años, he hecho diecinueve estanques para recolectar el agua de lluvia necesaria para regar nuestros jardines, y he disfrutado ver a cada uno de ellos cobrar vida con renacuajos y ranas. Cuando empezamos a trabajar nuestra tierra, no había una rana en el sitio, ni una para ser escuchada. Ahora las colinas y los bosques están vivos con sus graznidos, hasta el invierno en que permanecen inactivos esperando que la primavera comience nuevamente la danza de la vida.

¡Viva las ranas!


Créditos fotográficos:

Paul Coleman: Ranas 1-3

The Woodland Trust: el estanque del rey Jorge

#paulykonomijardin #australgardenroute #paulcoleman #lajunta #aysen #patagonia #frogs #nature #RutadelJardínAustral #chile


See All

Green Burials: A Visit to the Forested Graveyard of Conf…

24Write a comment

The Vintage Car Collection I Looked After

13Write a comment

Neptunes Ceremony Inspired Me To Go To Sea

3Write a commentLog in to leave a comment.

Sign Up / Regístrate

©2018 Paul Coleman