top of page

De Okinawa al Jardín de Paul y Konomi. ¿Cómo nos Conocimos y Por Qué Vivimos en la Patagonia?

Foto de la historia de The Guardian sobre Paul y Konomi.
Foto de la historia de Guardian de Paul y Konomi.

En 2019, el periódico Guardian publicó la historia de cómo Konomi y yo nos conocimos en Japón, nos casamos en la isla de Okinawa y terminamos viviendo en una casa hecha de tierra y césped en la Patagonia.


Es un artículo muy bien escrito y constituye una introducción ideal a esta sección del sitio web que se centra en nuestra vida en Paul and Konomi's Garden, nuestro pequeño pedazo de paraíso en la Patagonia chilena.


El artículo se cita a continuación en su totalidad...


El Libro que Konomi Escribió Sobre la Vida de Paul
El Libro que Konomi Escribió Sobre la Vida de Paul

Como entusiasta ambientalista, Paul Coleman ha viajado por el mundo, caminando grandes distancias para plantar árboles y crear conciencia sobre el cambio climático. A finales de 2004, acababa de terminar una caminata por Japón cuando conoció a Konomi Kikuchi. "Estaba dando una presentación que estaban traduciendo al japonés para la audiencia", dice. “Me di cuenta de que se reía de mis chistes antes de la traducción”.


Konomi, una escritora, dice que se inspiró en la misión del británico de difundir el mensaje sobre el medio ambiente. Autora de 11 libros, tenía muchas ganas de escribir sobre Paul y la obra de su vida en su blog. Poco después, el editor de Konomi leyó su blog y le pidió que escribiera un libro sobre Paul.


Para celebrar su publicación en la Expo de Nagoya de 2005, planeó dar una csminata por la isla de Okinawa. "Me fascinó su personaje", dice Konomi. “Así que le pregunté si podía acompañarlo en parte de su viaje”. Terminaron pasando una semana juntos. “Descubrí que tiene un gran sentido del humor y un gran corazón. Es un apasionado de la naturaleza y el planeta. Me hizo repensar la forma en que había estado viviendo mi vida”.


2005 Paul y Konomi se Casan en Okinawa
2005 Casado en Okinawa

A Konomi le encantaba explorar el aire libre. Al final de la semana, Paul se había enamorado de ella. “Me di cuenta de que toda su personalidad era maravillosa. Ella es muy generosa y tiene una naturaleza muy amorosa. Ella es el paquete completo”.


Konomi había salido recientemente de una relación y no estaba segura de estar lista para algo nuevo. “Paul estaba feliz de tomar las cosas con calma, o simplemente ser amigos si eso era lo que quería. Me aceptó tal como era”.


Esta aceptación la animó a dar el paso y su relación progresó rápidamente. En septiembre de 2005 se casaron en Japón.



 2006 Paul y Konomi en la Gran Muralla
2006 En la Gran Muralla China

 Varios meses después, el movimiento del Día de la Tierra invitó a Paul a participar en una caminata de tres meses por China, Corea y Japón. "El viaje fue diseñado para unir los movimientos del Día de la Tierra en esos tres países y enviar un mensaje de buena voluntad", dice. "Comenzamos en la Gran Muralla China en enero con temperaturas de -15°C, lo que fue un gran desafío para Konomi".


Ella dice que casi se dio por vencida, pero Paul la animó a perseverar. “Llevaba todo mi maquillaje y cosméticos, lo que lo hacía aún más difícil. Al final, me convenció de que los desechara para aligerar mi mochila. ¡Nunca he usado maquillaje desde entonces!


La escena del atardeLa escena del atardecer desde el jardín de Paul y Konomi̇cer desde el jardín de Paul y Konomi.

Cuando se casaron, Paul había prometido que encontrarían “el lugar más hermoso del mundo” para vivir. En 2007, compraron un terreno en Aysén, una zona remota de la Patagonia en Chile.


Accesible sólo por ferry y a cinco horas de la ciudad más cercana, la región está rodeada de glaciares y bosques. “Desde el primer momento me enamoré”, dice Konomi.


Durante los años siguientes, la pareja construyó una casa desde cero. “No hay camino hasta la casa, así que cargamos todos los materiales a la espalda”, dice Paul.


“Construir la casa fue idea suya, pero yo tenía total fe en él”, dice Konomi. "Si pudiera caminar alrededor del mundo, podría hacer que esto sucediera".


La casa Earth and Turf de Paul y Konomi
La Casa de Tierra y Césped

Para crear el estilo de vida sustentable con el que soñaban, la pareja plantó más de 1.000 árboles nativos y construyó terrazas, invernaderos y estanques para recolectar agua de lluvia. Los alimentos provienen de sus tierras y obtienen agua dulce del arroyo. La pareja ahora utiliza su experiencia para apoyar proyectos comunitarios locales. "Estamos intentando crear una economía local totalmente sostenible", dice Paul. “En estos momentos se importan muchos alimentos, por lo que viajan muchos kilómetros. Si hay una tormenta y se corta el suministro, significa que no hay comida”.


Han hecho muchos amigos allí y disfrutan explorando la Patagonia en su tiempo libre. "Cada día es una aventura. Es como vivir en un parque nacional de 1.000 km”, dice Paul. “Konomi y yo estamos juntos las 24 horas del día pero somos mejores amigos. Tenemos una vida maravillosa”.

52 views

Comments


bottom of page